Las chicas Mad Men

MAD MEN-PDF

Acoso a las mujeres, infidelidad, sumisión y machismo. Todos fuman y no hay respeto por el medio ambiente. ¿Por qué una serie tan políticamente incorrecta es la mejor del momento? Mad Men, del mismo creador de Los Soprano, ofrece una historia ambientada en una época distante para los estadounidenses –cuando florecía la industria publicitaria en los años sesenta–, pero muy familiar para la sociedad mexicana en el presente.

TEXTO: SHAILA ROSAGEL

Los publicistas de Sterling Cooper tienen un receso. Peggy Olson busca unos documentos frente a ellos. Paul Kinsey

reconoce que en algún momento intentó algo con ella. Mientras Pete Campbell se incomoda un poco.

“Quizás sea una de las mujeres de Don Draper”, dice.

Pete, quien sostiene una relación oculta con Peggy. La joven secretaria de la agencia de publicidad.

Mad Men la serie televisiva para AMC TV de Mattew Weiner está de nuevo en el ruedo nominada para la entrega

número 61 de los premios Emmys de la Academia de Artes y Ciencias de Televisión que se realizará el 20 de

septiembre en los Ángeles, California. Las nominaciones incluyen mejor serie en el género Drama, mejor actor – Jon Hamm- y actriz- Elisabeth Moss- mejor actor de reparto- John Slattery- y elenco.

En la entrega del 2008, Mad Men se llevó el título de la mejor serie de drama y mejor actor y actriz. En enero de este

año obtuvo dos Globos de Oro, como la Mejor Serie Dramática y Mejor actor Dramático. De nuevo es una de las favoritas.

Ambientada a principios de la década de los 60’s, esta serie no sólo trata el tema de la publicidad y su ingenio.

Tampoco únicamente las necesidades de consumo de la sociedad estadounidense de esa época. Habla sobre acoso

sexual, machismo y el papel de la mujer en aquellos años.

Hombres exitosos. Casados con bellas mujeres a las cuales les son infieles. Secretarias acosadas sexualmente y

sumisas a los jefes. Amas de casa dedicadas al hogar y que en la segunda temporada pretenden dar un pequeño salto y

hacer algunas actividades extras a las de cuidar la casa y los hijos, preparar los alimentos y mantener reuniones con

las vecinas.

¿Por qué una serie políticamente incorrecta, donde los hombres son machistas, fumadores, bebedores, las mujeres

sumisas y no se protege al medio ambiente es y tan exitosa?

La serie televisiva que les recuerda su pasado a los estadounidenses también se transmite en México y en

Latinoamérica.

Mad Men que retrata una época de feminismo incipiente  es vista por mujeres latinas como las mexicanas – de

acuerdo con especialistas sufren entre un 46% y hasta un 70% de acoso sexual en sus centros de trabajo- , chilenas –

apenas en 2005 se promulgó una legislación sobre el tema- y Guatemaltecas – a finales del 2007 se hablaba de

aprobar una ley sobre el acoso-.

Sexismo flagrante

Ellas lucen impecables. Vestidos de corte recto, guantes, sombreros, peinadas de gatito y faldas anchas. Siempre

bellas y discretas.

Betty Draper-January Jones- duerme en una bata de encaje y tul blanco. Su cabello rubio siempre está peinado y el

maquillaje es exquisito. Luce dulce y angelical. Abnegada y hacendosa. Mientras su esposo, Don Draper, busca la

pasión en brazos de su amante Midge Daniels, una mujer independiente que usa drogas y vive una relación sin

ataduras, ni compromisos.

A Betty Draper le sobran los “cuernos” a pesar de ser refinada, joven y cuidadosa del hogar. Y en la sociedad donde se

desarrolla la historia, es aceptado, dado por hecho e incuestionable.

Durante la primera y segunda temporada, Betty saca poco a poco el carácter, sin dejar de ser una esposa de los 60’s.

Joan Holloway es una mujer que lucha en el mundo de hombres por sobresalir en su carrera. Está a cargo de la

administración de Sterling Cooper. Fue amante de Roger Sterling – el presidente de la agencia de publicidad – y

siempre en sus trabajos se ha visto discriminada por ser mujer.

Peggy Olson, es una joven de 20 años que ingresó a la empresa como secretaria de Don Draper. En un clima donde

todos los hombres Mad Men, pretendían tener una relación extra laboral con ella. Pese a su ingenio, inteligencia

e independencia, debe lidiar con las insinuaciones de los creativos de Sterling Cooper.

Debido a su talento, pronto se convierte en una creativa publicitaria. Pero Peggy no escapó, pues sostiene una

relación con su compañero Pete Campbell de quien queda embarazada.

Todas estas mujeres viven a principios de 1960, donde imperan las máquinas de escribir mecánicas y un incipiente

aire liberal. Un mundo para los hombres en Estados Unidos, pleno de charlas donde el humo de un cigarro es el ingrediente constante.

Década en donde la moda son las mujeres con formas redondas y cuerpos frondosos. Las modelos anoréxicas de las

pasarelas del 2009 están lejos de existir.

De acuerdo a la crítica estadounidense, la serie es muy atinada. Una ambientación casi perfecta y unas actuaciones

espectaculares. A los norteamericanos les hace recordar su pasado.

En una entrevista de Elisabeth Moss para Buzz-Eye.com, señala que el papel de Peggy le gusta, porque puede jugar con

situaciones que en el 2008 ya no se viven. Reconoce que una de sus series favoritas es Sex and the City.

“Sex and the City es uno de mis programas de televisión favoritos, y, sabes, que muestran casi todo. Usted no puede

decir nada más, todo se ha dicho”.

La joven actriz contesta en una entrevista para TVGuide.com, que el logro más importante de la serie sobre el periodo

en el cual se desarrolla la historia, es presentar el sexismo de la época.

“Probablemente sólo el sexismo flagrante. Creo que hay sexismo, evidentemente, todavía hoy, es sólo diferente. La

principal diferencia es que hubo una aceptación general de la forma en que los hombres hablaban

contigo” (13/IX/2007).

January Jones, la complaciente Betty Draper, conversa con Jack Nicholson para Magazine.com sobre la diferencia de

la mujer de 1960 a la moderna.

“En el tiempo de Mad Men, las mujeres eran muy corteses,  de voz dulce… ahora, pienso que las mujeres se han hecho

un poco más rígidas o difíciles – y no creo que sea debido a los hombres. Creo que las mujeres se han hecho más

masculinas o nos hemos forzado a hacernos más masculinas. Porque es la moda. Una no tiene que abandonar su

feminidad para ser una mujer poderosa”.

Matthew Weiner declara al periodista Jacques Steinberg, para el New York Times, en vísperas del estreno de la

primera temporada de Mad Men que para poder escribir la historia, tuvo que leer varios libros sobre la época.

“Él leyó Salinger, Cheever and Kerouac,  así como  Sex and the Single Girl y The Feminine Mystique. Estudió películas

como The Apartment y A Guide for the Married Man y a jarring treatise on the sexism of the time protagonizada por

Walter Matthau and Robert Morse” (18/VII/2007).

En una entrevista reciente para el mismo diario, el creador de Mad Men, habla sobre los retos de la tercera temporada

que dio inicio el 16 de agosto de este año.

“Yo no sé si el misterio esté realmente involucrado en esta temporada. Las cosas se ponen tan rápidamente caóticas…

hay un alto nivel de tensión muy pronto” (5/VI/2009).

Mujeres acosadas

La serie parece reflejar una realidad que aún viven una buena parte de las mujeres en México y Latinoamérica. En

Estados Unidos los críticos no suelen referirse a Mad Men en este sentido.

El cuidado con  el cual está realizada. Su escenografía, maquillaje, vestuario, actuaciones y las técnicas televisivas

parecieran ofrecer un parecido casi exacto con las cintas estadounidenses de la época.

Si bien su creador Matthew Weiner tuvo que leer varios libros que se referían a las costumbres de los 60’s en su

nación, los televidentes en países de Latinoamérica, pueden entender el acoso sexual y el machismo sin necesidad de

regresar a la historia.

La realidad es palpable y se habla de ello. En marzo del 2006 el gobierno federal lanzó una campaña nacional con

muñecas inflables contra el hostigamiento. La entonces presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, Patricia

Espinosa Torres, declaró que el acoso sexual afectaba al 46% de la población femenina.

“La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que el acoso sexual sucede cuando hay insultos,

observaciones, bromas o insinuaciones de carácter sexual o comentarios inapropiados sobre la forma de vestir, el

físico, la edad o la situación familiar de una persona, así como el contacto físico innecesario y no deseado, como

tocamientos, caricias, pellizcos y violencias(El Universal, 8/III/2006).

En la serie pueden apreciarse cada uno de los puntos de esa definición. Como el primer encuentro del Pet Campbell

con Peggy Olson en el episodio de arranque la de la primera temporada. El joven publicista le solicita a la nueva

secretaria vista con faldas más cortas que le permitan enseñar las piernas.

De acuerdo a cifras de la Red de Mujeres Sindicalistas de 17 millones de mujeres que laboran, más de un 70%  sufrió

algún tipo de hostigamiento.

La serie retrata lo que algunas mujeres mexicanas padecen como la revisión médica realizada a Peggy Olson, cuando

ingresa a laborar a Sterling Cooper – se le indica un método anticonceptivo a utilizar para evitar un embarazo-. En

algunos centros laborales en el país actualmente aún se realizan exámenes exhaustivos a la mujer y existen prácticas

discriminatorias en caso de embarazo.

Como un ejemplo de esta realidad, según estadísticas de la Secretaría del Trabajo y Fomento del Empleo del Distrito

Federal del 2001 a 2006 las denuncias por hostigamiento sexual aumentaron 122%; los despidos por embarazo

106%; las presentadas por violencia laboral 61%(El Universal, 21/10/2007).

No es ficción

En época en la cual está  ambientada la serie, los años 60’s, las mujeres estadounidenses tenían 40 años de estar

ejerciendo su derecho al voto en las elecciones populares. Aún con estos logros, eran acosadas y obstaculizadas para

ascender en puestos laborales.

En países como México apenas en 1953 se había reconocido el voto femenino y en Perú, todavía no existía.

Vista por espectadores en el 2009, lo que para las norteamericanas es una obra maestra inscrita en un pasado de su

sociedad, a las mujeres mexicanas les puede representar una imagen de la realidad que diariamente enfrentan.

Unas más, otras menos. Un atraso por décadas. Un país que cuenta con empresas que atienden distintos giros

lideradas sólo por hombres tipo Mad Men. En algunas de ellas la mujer no es vista como un igual. Sino como un ser

inferior, que al igual que Peggy Olson o Joan Holloway, debe luchar el triple para perseguir sus metas y demostrar que

son tan inteligentes y creativas que un hombre. Mujeres Mad Men mexicanas…60 años después que las

norteamericanas.

Audiencia de Lujo

Mad Men es la favorita para los premios Emmys en el género de Drama. De acuerdo con The Live Feed un total de 4.5

millones de espectadores vieron el 16 de agosto pasado el estreno de la tercera temporada. La cuarta temporada de

esta serie ya se está cocinando(01/IX/2009).

El sitio TVbytheNumbers señala que el episodio uno de la segunda temporada fue visto por 2.06 millones de personas,

por le que la tercera temporada tiene el doble de televidentes.

The Huffinston Post indica que el final de la segunda temporada fue visto por 1.75 millones de espectadores. Un 89%

más que el último episodio de la primera temporada -926 mil-.

El sitio indica que de acuerdo con American Movie Clasics (AMC) el 49% de los televidentes Adultos 25-54 años, que

sintonizaron la serie durante la segunda temporada cuenta con ingresos superiores a los 100.000 dólares, por lo que

Mad Men concentra el mayor número de televidentes de lujo(28/X/2008).

El Wall Street Journal indica que el estreno de la segunda temporada de la serie tuvo un aumento de 63% de

televidentes en relación a la primera temporada. Sin embargo más de 30 millones de personas vieron el episodio a

través de descargas en la web, servicios de video y demanda.

Las ventas del DVD de la segunda temporada se estiman que excederán los 18 millones de dólares en los primeros seis meses (7/VIII/2009).

Aunque la serie es exitosa, el final de Los Sopranos, del mismo creador- Matthew Weiner- fue visto por 11.9 millones

de personas.

Y a comparación de estas dos series, de acuerdo al New York Entertainment, el  final de la serie M*A*S*H fue seguido

por 106 millones y el de Friend´s por 52 millones (12/VI/2007).

En un día común, la serie CSI (Crime Scene Investigation), tiene una audiencia de 23.1 millones

(TVbyNumbers/16/I/2009).

(Día Siete, edición 474)

PalabraSerrana

Deja un comentario

Archivado bajo Día Siete

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s