Nacen para ser esclavas, venta de niñas triqui

 

El siguiente reportaje fue publicado en el periódico EL IMPARCIAL en mayo del 2004. La venta de las niñas triqui en los campos agrícolas de Sonora fue evidenciada y a pesar de que se generó un debate en torno al tema durante semanas, hasta la fecha, la situación continúa igual.

- Comercian padres a sus hijas

Venden los triquis a niñas en campos

- Las menores son forzadas a dejar su infancia y a olvidar muñecas para entregarlas por 10 mil y hasta 30 mil pesos

TEXTO: SHAILA ROSAGEL

@ShailaRosagel

La venta de niñas y mujeres Triqui es desde los 11 ó 12 años, es una realidad en los campos agrícolas de Sonora, donde ellas padecen la anulación de sus derechos humanos.

Escudados en sus usos y costumbres, los hombres Triquis degradan a la mujer y pueden venderla por 10 mil, 15, 20 y hasta 30 mil pesos, cena para toda la familia y una buena borrachera.

Arturo Valdés Castillo, director del Centro Coordinador para Desarrollo Indígena de Bahía Kino, indicó que la realidad es difícil de sobrellevar.

“Se siente y se ve lo delicado de la situación, por ejemplo, no es permitido que la mujer crezca o se desarrolle, estamos entre la espada y la pared; respetamos lo cultural y el enfoque de Género”, señaló.

En Sonora, la tribu Triqui está compuesta por más de 6 mil integrantes, distribuidos en alrededor de 220 familias que trabajan en los campos del Poblado Miguel Alemán, Pesqueira y Caborca.

En Miguel Alemán y Pesqueira, párrocos, antropólogos, investigadores, comisarios, misioneros y Triquis revolucionarios, atestiguan el rol inhumano que vive la mujer en la comunidad Triqui.

“Hay mucha gente que vende y compra en 20 y 25 mil pesos. La mujer no puede decir nada”, subrayó Antonio Juárez Hernández, uno de los líderes triquis del Poblado Miguel Alemán.

De esta forma los triquis adaptan a la cultura occidental, su tradición ancestral de la dote, la cual ante los ojos de sus mujeres, perdió su encanto original y es ahora un “negocio”, el cual pocas pueden evadir.

“El novio tiene que pagar o comprar con cierta cantidad de dinero, son matrimonios forzados, aunque la hija no quiera”, señaló Ramón Alberto Arvizu Durazo, párroco del poblado Miguel Alemán.

La mayoría de las mujeres Triqui, debe sujetarse a las reglas de los “usos y costumbres” de su tribu, aceptar primero lo que el padre dice y después la voluntad de su comprador.

Los asentamientos triquis en Sonora empezaron a surgir en 1982, en una migración desde su natal Oaxaca, y a la fecha hay alrededor de 6 mil entre familias establecidas y flotante en los campos del Poblado Miguel Alemán, 600 en Pesqueira, 300 en Sonoyta, Caborca y Puerto Peñasco.

Esta tribu además del problema con sus mujeres, tiene una fuerte tendencia al alcoholismo y serios rezagos en materia de educación, salud y vivienda.

TESTIMONIO REAL

Interrumpen su infancia

Florentina, de 12 años, jugaba como de costumbre con sus muñecas, corría por los patios con los demás niños Triqui, cuando un día fue vendida por su padre y recibió indicaciones de cómo ser mujer.

“Lloré nomás, no pude decir nada”, externó, “pensé nomás ¿por qué me voy a casar?, me puse triste”.

Su padre la vendió por 15 mil pesos a un hombre ocho años mayor que ella, cuando era una niña y su madre le indicó que debía obedecer a su marido en todo.

“Uno no es feliz, puro triste”, señaló Florentina Hernández Ramírez, de 19 años, una mujer de la tribu Triqui, habitante de Pesqueira.

De aquel día, sólo recuerda los consejos de su madre, referidos a la obediencia hacia el futuro marido, las complacencias y el papel que debía jugar en el matrimonio.

En el festejo comieron carne de res y bebieron “caguamas” para celebrar el enlace, el cual duró sólo dos años, pues el marido decidió irse a Estados Unidos a trabajar.

Originaria de un poblado de nombre Cerro Cabeza, Oaxaca, llegó a Pesqueira a los 11 años, en busca de trabajo en los campos.

Ahora, en su mirada tímida, hay un dejo de nostalgia, por lo que fue y lo que pudo ser, abandonada en la casa paterna y sin el hijo que procreó, el cual le arrebato aquel comprador.

NACEN PARA SER ESCLAVAS

TEXTO: SHAILA ROSAGEL

Un cambio drástico. Su pequeño cuerpo tuvo que madurar prematuramente para cumplir con lo pactado por su

padre al venderla a un hombre que ni siquiera conocía.

Con dolor, Florentina tuvo que enfrentar la realidad de convertirse en una mujer, cuando aún jugaba y su cuerpo apenas entraba en la pubertad, cuando la primera  ilusión toca a la puerta.

“A mí ni me gusta, yo quería a uno que se llama Cenobio”, externó la mujer de baja estatura y tez morena, mientras recargaba su cuerpo en la cerca de púas de la casa paterna.

De las cuatro mujeres que tuvo su padre, a ella y a una hermana, les tocó la suerte de ser vendidas a quien ni siquiera conocían.

De nada sirve el llanto, ni las preguntas, los padres mandan y hay que obedecer, aunque el temor les crispe los pelos y sientan un nudo amargo en la garganta.

La costumbre estriba en la creencia de que los padres venden a las hijas por amor, pues el hombre al pagar por la mujer, no la abandonará.

Algunas son vendidas desde los 11 ó 12 años. Ésa es la vida de muchas mujeres triquis.

Están destinadas a ser vendidas al mejor postor, obedecer a su esposo, aceptar la poligamia y a trabajar

en los campos para el hombre que las compró.

Aceptan la poligamia

De acuerdo a sus costumbres, el hombre triqui puede tener bajo el mismo techo, las mujeres que quiera, pues esuna costumbre permitida y aceptada incluso en su comunidad.

“Hay poligamia, tienen dos, hasta tres esposas en la misma casa”, mencionó Ramón Alberto Arvizu Durazo, párroco del poblado Miguel Alemán.

Los hombres de esta tribu acostumbran ir a Estados Unidos para ganar dinero, en donde obtienen los ingresos para poder comprar una mujer, pues son ahorrativos por excelencia.

“Algunos hombres se van a Estados Unidos y dejan a uno encargado de siete familias y de las esposas”, destacó el párroco.

Un hombre con derechos maritales sobre las mujeres a su cargo, cuya costumbre consiste en enviar a trabajar a las madres de familia, mientras el “vigilante” puede quedarse en el hogar.

“Hay hombres que tienen hasta dos mujeres”, señaló Antonio Juárez Hernández, líder triqui, quien está en desacuerdo con algunas costumbres de su tribu.

La forma de vivir que tiene este grupo indígena ha despertado algunos estudios y trabajos de investigación emprendidos por instituciones nacionales e internacionales.

“Una costumbre perversa”

La costumbre de vender a las hijas, a decir de Abraham Franco Osuna, antropólogo social de la Universidad de Sonora, es una adaptación al mercantilismo.

Lo que antes era llamado dote, cambió con el paso de los años, así como por la modificación de la cultura Triqui al momento de emigrar de su lugar de origen.

“Sigue la lógica del mercantilismo, no tanto la tradición original, pues al estar fuera de su lugar de origen adaptan esa costumbre a la nueva situación”, explicó.

Al carecer de propiedades, parcelas, animales, la dote tradicional cambia, pues los triquis venden su fuerza de trabajo a cambio de un salario y utilizan la moneda como dote.

“La relegación de la mujer en la cultura indígena es ancestral, pues forma parte de sus usos y costumbres”, anotó, “la cultura es patriarcal, en donde el hombre tiene la mayoría de las decisiones”.

La discusión entonces gira, en los usos y costumbres protegidos en la Constitución y en una deformación “perversa” de estas costumbres, en caso de transgredir las leyes con sus prácticas.

Violación de derecho

En el artículo segundo constitucional está la protección de los usos y costumbres de los pueblos indígenas y se contempla el respeto a los tratados internacionales de los Derechos Humanos y las Garantías Individuales.

Adelaido Izabala Hernández, delegado estatal de la Comisión Nacional para los Pueblos Indígenas, manifestó que sólo un peritaje antropológico puede determinar si un indígena está cometiendo algún delito.

“Se determina si realmente el hecho que se está juzgando es basado en los usos y costumbres, o en las leyes internas de un pueblo”, reveló.

Para Fausto Guerrero Fonseca, licenciado en Filosofía y profesor la escuela de Sociología de la Universidad de Sonora, la única solución al problema de la mujer es la legalización de su situación en la Constitución.

“La constituciones las hicieron los hombres, no las mujeres”, afirmó, “el indígena es mexicano de acuerdo a la Constitución”.

Pero en la Ley se contempla una autonomía total para “decidir sus formas internas de convivencia y organización social, económica, política y cultural”.

“…Sujetándose a los principios generales de esta Constitución, respetando las garantías individuales, los derechos humanos y, de manera relevante, la dignidad e integridad de las mujeres”, señala la Ley.

Destino incierto

Para algunas mujeres de esta tribu, después de vivir sometidas y a pesar de ver en la actualidad un destino incierto, existe la esperanza de mejorar el papel que juegan dentro de su cultura. Para quienes fueron vendidas, la vida continúa, unas al lado de los esposos, otras separadas o dejadas, como el caso de Florentina, quien recuerda en el patio de su casa en Pesqueira, un pasado triste.

Después de que el hombre la abandonó, ella regresó con sus padres, sola y sin el hijo que procreó en la unión, pues aquel comprador lo arrancó de sus brazos y lo llevó a vivir a Caborca con una hermana.

“Primero yo sufrir mucho, llora mucho, ahora ya no tanto”, aseguró con su poco español, dejando escapar una risilla nerviosa.

Actualmente, después de casi cinco años de abandono, Florentina trabaja en un campo de Pesqueira, vive en la periferia del poblado y desconoce lo que hará con su vida y todavía recuerda la acción de su padre.

“Cuando me enojo, yo le digo que ¿por qué dejarme casar y sufrir tanto?, mejor todavía estuviera soltera ahorita”.

Fue vendida

Irma fue vendida a su novio por 10 mil pesos, corrió con mejor suerte, pues lo quería, ahora su pareja piensa romper con la costumbre cuando sus dos pequeñas hijas estén en edad casadera.

Sus dos niñas, después de la experiencia que ella y su marido vivieron, pueden aspirar a elegir con quien casarse, sin dar nada a cambio a sus padres.

Tenía 14 años y se enamoró de un hombre de su etnia cuando vivía en Guasave, Sinaloa, mientras trabajaba con su madre en los campos de legumbres.

Pero siguiendo con la tradición, la madre la vendió por 10 mil pesos, dos cartones de caguamas, una caja de refrescos y 10 kilos de carne, como signo del amor hacia la hija porque en Oaxaca es una costumbre ancestral.

“Cuando mi mamá me vendió, me sentí mal”, dijo Irma, “yo no soy un animal”. A pesar de vivir con el hombre que ella quería, su suerte pudo ser peor, si otro hombre hubiera dado más dinero por ella.

En unión libre, con tres hijos, dos niñas de nueve y cinco años y un niño, vive en el Poblado Miguel Alemán en casa de sus suegros.

Su esposo está en Estados Unidos sembrando brócoli y le envía dinero para mantenerlas, mientras Irma debe de organizar los recursos para alimentar a sus hijos.

Durante los casi ocho años de vivir con Gabino, un hombre unos años mayor que ella, ha sido víctima de algunos golpes, a decir de Irma, después de ser vendida, no tiene derecho a nada.

Su suegro le recuerda frecuentemente la realidad de que fue vendida por su madre por una cantidad, razón que la deja prácticamente a merced de marido y de la familia de él.

Gabino suele golpearla y en ocasiones tiene otras mujeres, sobre las cuales hace a Irma de su conocimiento.

Para Irma está realidad debe cambiar, tanto para ella como para sus hijas Irma y Roxana, a quienes desea cumplirles sus sueños.

“Él (Gabino) dice que quiere cumplir los sueños de ellas, la más grande dice que quere ser maestra”, señaló sonriendo.

Un sueño que ella misma pretendió alcanzar con su mente cuando era niña, el cual fue irrealizable por los “usos y costumbres” de su pueblo.

Las costumbres sobre las mujeres, son inapropiadas a decir de Irma, pues siempre debe mantener la cabeza agachada ante el hombre.

INTENTAN PAGARLE CON UNA NIÑA

TEXTO: SHAILA ROSAGEL

Armando y un amigo de él recibieron hace cinco años, una oferta un poco especial, de una forma natural y sin miramientos, un padre triqui puso en venta a su hija de 11 años a dos hombres que le dieron “un raite”. Aunque la comercialización de mujeres es sólo entre los miembros de la tribu, Armando, quien no es triqui, asegura que recibió una propuesta.

“Nos ofreció cerveza y dinero; no quisimos, después comida y café; tampoco quisimos, entonces nos dijo que nos vendía a su hija de 11 años por 2 mil pesos”, relató un hombre de los campos de Pesqueira.

Este hombre omitió su nombre completo,  pero lo cierto es que aquella tarde, él y un amigo dieron “raite” a un “triqui”, el cual pretendía pagarles haciéndoles una oferta.

“Se acostumbra comprar, uno debe hacer una fiesta para toda la familia, poner cerveza y comida, no es obligación que se case”, prosiguió, “si la compras, la niña trabaja para ti en los campos”.

Armando asegura que la mujer una vez vendida, queda totalmente a merced del hombre, debe obedecer ciegamente, agachar la mirada y por ningún motivo voltear a ver a otro.

UNA TRIBU ANCESTRAL

UBICACIÓN

*El grueso de la tribu está localizada en la calle 12 o Poblado Miguel Alemán, y en los

campos aledaños al pueblo, así como en Pesqueira, Caborca, Sonoyta y Puerto Peñasco.

Fuente: Delegación Estatal de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI)

ANTIGÜEDAD EN MÉXICO

*Monte Alban, 650 años antes de Cristo

ORIGEN

* Oaxaca

LENGUA

* Triqui

SIGNIFICADO

*Dios y Jesús, se denominan

con Driqui, de donde proviene

el Triqui

LOCALIZACIÓN EN MÉXICO

*Oaxaca, en San Juan Copala y

San Andrés Chicahuaxtla, a lo

largo del Pacífico, asentamientos

en Sinaloa, Sonora y Baja California

MIGRACIÓN A SONORA

*Empiezan a llegar en 1982

LOCALIZACIÓN EN SONORA

*Poblado Miguel Alemán, Pesqueira,

Caborca, Puerto Peñasco

y Sonoyta

ACTIVIDAD PRINCIPAL

* Jornaleros en los campos agrícolas

del Estado

RELIGIÓN

*Católica y protestante

HIJOS PROMEDIO

* Una familia de cinco o más hijos

USOS Y COSTUMBRES

*Venden a sus hijas, practican la

poligamia, celebran con alcohol

sus festividades, son devotos a los

Santos, viven en casas de adobe,

ahorrativos, acostumbran ir a Estados

Unidos a trabajar

FIESTAS

* Los días de San Juan, de la

Santa Cruz, de los Muertos y La

Guadalupana

Fuente: Comisión Nacional para el Desarrollo

ORGANIZACIÓN TRIQUI

EN MIGUEL ALEMÁN

Asociación Civil Triqui

89 familias

Movimiento de Unificación de la Lucha Triqui

28 familias

Un grupo sin nombre

38 familias

TRIBU FORÁNEA DOMINANTE

NATIVAS

POBLACIÓN UBICACIÓN

* Mayos 70,000 Valle del Mayo

*Yaquis 40,000 Valle del Yaqui

*Guarijios 1,300 Sierra de Álamos

* Seris 920 Costa de Hermosillo

* Pimas 1,100 límites con Chihuahua

*Pápagos 1,800 Caborca

*Cucapus 520 Pozas de Arvizu

*Kikapus 112 Bacerac

MIGRANTES

POBLACIÓN UBICACIÓN

*Triqui 7,000 Poblado Miguel Alemán,

Pesqueira, Caborca

MINORÍAS

*Mixteco Alto, Mixteco Bajo, Zapotecos

*Tarascos , Huicholes, Tlapanecos

Fuente: CDI

SU CONCEPTO DE LA MUJER

*Puede ser vendida

*No tiene derechos

* Trabaja para el esposo

*Dominio Total

*Sometidas al patriarcado

*Ella lo acepta como algo natural

* Debe aceptar la poligamia del esposo

*Si ella comente adulterio es golpeada por el

Patriarca

Fuentes: Párroco, líder Triqui, mujeres Triqui, habitantes de la Costa de

Hermosillo y Pesqueira, misioneras e indígenas de otras tribus.

Segunda Parte

ENFRENTAN DESNUTRICIÓN, ALCOHOLISMO E IGNORANCIA

Los problemas de salud pública y el retraso educativo de los habitantes son un “dolor de cabeza” para quienes buscan ayudarlos a salir de esa situación

TEXTO: SHAILA ROSAGEL

Los habitantes de la comunidad Triqui establecidos en Sonora enfrentan un serio problema de salud pública y un grave rezago educativo, además de que son presas del alcoholismo.

Esos problemas representan “los dolores de cabeza” para los líderes de esa etnia y los misioneros de distintas religiones que buscan ayudar a los triquis a salir de la situación de marginación en la que se encuentran.

Las cifras oficiales indican que 220 familias de esa etnia originaria de Oaxaca se han establecido en los campos agrícolas del Estado.

Pero líderes triquis en el Poblado Miguel Alemán calculan que esa cifra puede llegar hasta mil sólo en la invasión Santa Cruz de esta localidad ubicada al poniente de Hermosillo.

El alcoholismo, desnutrición, parasitosis, falta de higiene y el rezago educacional son algunas de las amenazas a la salud pública de los triquis en los campos agrícolas del Estado.

Estos datos conjugados con el de que la  mayoría de los indígenas y jornaleros no se acercan a los Centros de Salud de sus comunidades con frecuencia, aportan un panorama general.

“Nos ha tocado tener que quitarles a los niños de los brazos (a las mamás triquis), porque no permiten que les demos atención médica”, externó Ramón Alberto Arvizu Durazo, párroco de Miguel Alemán.

En algunos campos agrícolas contratan menores de edad, sin servicios médicos y  hay quienes después de un mes de arduas jornadas, aún carecen de seguridad social.

En cuanto a la educación, aunque en el caso del poblado Miguel Alemán el 70% de los niños de las escuelas bilingües son triquis, hay aún un fuerte número en los hogares sin estudiar.

“No hemos ido a la escuela, acabamos de llegar del campo”, mencionó una adolescente Triqui en compañía de su padre Feliciano García Martínez, quienes acaban de mudarse al poblado Miguel Alemán.

Otro problema lo constituye el alcoholismo, pues los indígenas, acostumbran celebrar, arreglar sus problemas y realizar sus ceremonias religiosas con alcohol.

“En cierta forma arreglan sus cosas culturales y lo hacen con alcohol. Es un problema delicado”, advirtió Adelaido Izabal Hernández, director del Centro Coordinador para el Desarrollo Indígena.

Estas familias habitan en su mayoría en las invasiones de los poblados, desprovistas de luz eléctrica, agua y drenaje.

Sólo en ocasiones hay familias que cuentan con una letrina rodeada de cobijas, pero todavía hay quienes realizan sus evacuaciones a la intemperie.

Espíritu de supervivencia

Los triquis, sobre todo las mujeres, son víctimas de infinidad de problemas en su lucha diaria por la vida:

*Comercialización de la mujer

*Viven sin servicios públicos

*Padecen desnutrición

*Tienen parasitósis

*Enfermedades Respiratorias

*Hay analfabetismo

*Algunos niños se quedan solos

cuando la mujer trabaja en los campos

*Violencia Intrafamiliar

*Alcoholismo

Hay jornaleros que trabajan sin equipo

*Menores indígenas en algunos campos

*Tarda en llegar la seguridad social para los indígenas

Fuente: Misión de Solidaridad

Recopilación Shaila Rosagel

“VIVEN ATADOS A LA MARGINACIÓN”

TEXTO: SHAILA ROSAGEL

Feliciano García Martínez, de 42 años, desde hace 15 años vive en Sonora y hace unos días acaba de llegar a vivir a un lote en el Poblado Miguel Alemán.

Tiene siete hijos y durante estos años ha vivido en los campos agrícolas, sembrando melón, sandía y uva.

“Nos vinimos para acá, para tener un terreno, quiero pagar la tierra poco a poco”, subrayó Feliciano.

Este hombre pertenece a una etnia con mano de obra barata y trabajadora, con problemas sociales de antaño, los cuales aún no son solucionados

Sacerdotes católicos, pastores religiosos y algunas organizaciones sociales, coinciden en señalar a esta tribu migrante, desde 1982,  especialmente diferente a las demás.

Familias traducidas en al menos 6 mil  integrantes de esta tribu, los cuales conviven con otras migrantes de origen Zapoteco, Mixteco Alto y Bajo, Chinulteca y algunas nativas como la Seri, Yaqui y Mayo.

Cubren necesidad laboral

Trabajan en los campos agrícolas con una jornada oficial que empieza a las 7:00 y finaliza a las 15:00 horas, con un salario mínimo de 105 y 110 pesos al día, también trabajan por destajo.

Los triquis representan una mano de obra importante para la labor en los campos de hortalizas y frutas, pues los habitantes de los poblados como el Miguel Alemán y de Pesqueira son insuficientes para cubrir la demanda.

Las temporadas empiezan en diciembre y terminan en junio con la cosecha, en este tiempo inicia la migración masiva de jornaleros triquis y de otras etnias hacia Sonora.

“Son 30 mil habitantes y aumenta alrededor de 30 mil jornaleros, se duplica la población al finalizar abril”, aseveró Gustavo Pérez Arenas, encargado de Servicios Públicos.

De esta forma, los campos son un fuerte foco de asentamiento temporal de indígenas, de los cuales algunos deciden quedarse y establecerse.

Explotados por “tiendas de raya”

Algunos campos cuentan con pequeñas viviendas para los trabajadores, alineadas una tras otra, con servicios públicos, en donde pueden habitar mientras vendan su fuerza de trabajo.

Hay patrones que incluso construyen guarderías para los hijos de los trabajadores, y tienen módulos de salud, para los accidentes inesperados.

Los alimentos van por cuenta en un 95% del patrón, sólo en algunos casos, pues en otros, existe la “tiendita”, en donde el jornalero compra a precios elevados los alimentos.

“No nos dejan salir del campo, todo lo que ganamos se queda ahí, las cosas las dan muy caras”, relató Andrés Casarrubias Niño, un jornalero originario de Guerrero.

Aunque en algunos campos cumplen  con las reglas, hay quines contratan menores de edad, provenientes de los estados del sur del país como Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Veracruz.

Situación precaria

Quienes habitan en algunos de los campos agrícolas, viven en viviendas con piso de cemento, algunas tienen cooler, habitaciones con enjarre y hay cierta cultura de la limpieza, exigida por los administradores.

Pero el grueso de la población Triqui en Sonora habita en una invasión del poblado Miguel Alemán, sin servicios públicos elementales como agua potable, drenaje y luz eléctrica.

Viven en hacinamiento, descalzos, con liendres y piojos; los niños por lo general desnudos corren por los patios con las piernas chorreadas de mugre, los cabellos tiesos y el estómago abultado.

La base de la alimentación de los triquis es la carne de res, el maíz, fríjol y pollo; viven en casas construidas de adobe en lotes aún no regularizados de los poblados Miguel Alemán y Pesqueira.

En cuanto a salud, según las últimas estadísticas de la Secretaría de Salud, son los jornaleros agrícolas quienes encabezan los casos de Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, con 171 casos sobre las demás ocupaciones.

Promiscuidad y desnutrición

José Luis Hernández Ibarra, coordinador estatal del programa Jornaleros Agrícolas, en agosto del año pasado declaró que el sida está entre los campos agrícolas por la promiscuidad de los jornaleros.

Las enfermedades más frecuentes tanto en Miguel Alemán como en Pesqueira son causadas por parásitos, en invierno las enfermedades en las vías respiratorias en los niños y en verano los padecimientos gastrointestinales.

En el poblado Miguel Alemán hay escuelas bilingües (triqui y español), pero aún hay niños analfabetas, sobre todo los que viven en los campos con sus padres.

Los niños por lo general no saben leer ni escribir y cuando van a la escuela lo hacen con serios problemas de desnutrición y con poca higiene.

Violencia y alcoholismo

En el interior de las familias, los actos delictivos a todas luces, en ambos puntos de concentración de población Triqui, (Pesqueira y Costa de Hermosillo), son la violencia intrafamiliar y el alcoholismo.

Claudia Indira Contreras Córdova, agente del Ministerio Público Especializado en Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar, reveló que en los abusos sexuales a menores, los números son significativos.

Del 2003 a la fecha, son siete casos de delitos sexuales y 16 de violencia intrafamiliar en Pesqueira, así como cinco del poblado Miguel Alemán.

“En Hermosillo hay casos de abuso sexual a menores, pero no son tan comunes, como en estos lugares, es significativo porque se trata de poblados”, sentenció.

A decir de Contreras Córdova, las mujeres de las etnias, no ponen denuncias ni interponen querellas, pues para ellas, ser golpeadas es parte del rol cultural que les toca y lo ven como normal.

Para las autoridades y dirigentes de grupos indígenas las costumbres son un obstáculo para implementar programas que ayuden a los triquis que han pasado a ser parte de la población en Sonora,

También para organizaciones gubernamentales y civiles, la única forma de acercarse a esta etnia para intentar solucionar los problemas, es actuar con programas preventivos y no correctivos.

Arturo Valdés Castillo, director del Centro Coordinador para el Desarrollo Indígena de Bahía de Kino, la única forma de acercarse a esta etnia es actuar con programas preventivos y no correctivos.

Feliciano e hijos

Mientras los problemas sociales de la tribu están a la orden del día, las hijas de Feliciano hablan bien el español  y al lado de sus padres expresan estar contentas por vivir en la pequeña casa de adobe de dos cuartos.

Son adolescentes y tienen escaso segundo año de primaria, saben leer y escribir un poco y están en espera de entrar a la escuela del Poblado Miguel Alemán.

(EL IMPARCIAL, 2 y 3 de mayo de 2004)

PalabraSerrana

About these ads

6 comentarios

Archivado bajo El Imparcial, Reportaje

6 Respuestas a “Nacen para ser esclavas, venta de niñas triqui

  1. hernandez calderon jose gregorio

    hola, soy de venezuela e investigado sobre el tema y tengo la solocion , es ir todos un dia especifico paralisar el planeta. llevar al congreso de cada nacion y obrigarlos como ciudadanados no como comunistas no como democraticos no como ditadores no como imperialistas no como ciudadanos en prohibir las casa de citas , bares discotecas burdeles de cada tribunal del mundo hay esos sitios serdos creadores de papeles legalidores de roturas de las familias conservadores y liberales inpocritas religiosos y falsos , la igracia esta en los hojos de tu familia y el corazon humano en fe y esperanza. la inoracia es pecado , no esite la riquesa ni la pobresa si no capacidad humana, soy un libertador un ciudadano americano , europeo, africano,asiatico ,merio oriental y de oceanico . lo que donde llegar es justificar mi salvacion en desarrollar la cura en facil , lo que comes eres, todo esta conetado, repiramos oxigeno y celulas vidas y vivimos 120 años , respitramos poco oxigeno vivimos poco, genes comemos y genes de hormonas se modifican y hombres y mujeres no se paleas y no nace familias y cous y llegara las destrucon de las instituciones y un nueva era un nuevo sitema nacera . cual es vosotros no la crearemos
    la clorofila, fotositesis artificial , dioxido de carbono se trasforma y se divide y se trasforma en oxigeno crea tal energia que alimenta maquinas y la tecnologia es libre y no contaminas y las plantas la la consume y nosotros el oxigeno. todo conmenso en 1845 nacio un sueño y se apago hasta 1930 escrituras y todo por amvicion yel dinero y tambien el sexo, bueno mi tata abuelo es culpable se dejo seducior un eva mujer mala pero que mas es mi biceabuela, y eso que tengo 5 apellidos ,, llegando al punto no soy perfectoaqui con llevo teorias y sueños pero la verdad es que la solucion es ver nos al espejo soy prostituto o protituta si el estado mis gobernantes me trata al ciudadano sin nungun color politico economico y religiosos como una ramera , un obajeto de voto sexual y solo me usa me roba y me viola mis derechos de educacion politica y participacion , me han maltratado por siglo pero em vengare si me vengare y tengo a idea perfecta crear un nuevo sitema politico..la luz y la oscuridad no esiten solo el equilibio somos gobernates y si mi nacion es corrumpidad es mi culpa vos su culpa todos somos culpables,,,
    sufro
    atte jose gregorio hernandez calderon de venezuela americano de cuna y europeo de antepasado y asiatico por genes y africanno por evolucion

  2. yaamarea'

    Ke historia tan absurda todo los “estudiosos” criticando a gentes que an vivido miles de anos con ese cultura tan bella y con su propio religion. asta el dia k llegaron los europeos para acecinar ninos mujeres hombres y poner su propio religion
    Han estado creando y promoviendo tantas mentiras acerca de los nativos k ni uno d ellas es cierto. Digamos cuantas jovencitas latinas o europeas son enbarazadas a esa edad? En comparacion con las triquis k ellos si conocen al futuro novio o esposo d su hija? K los europeus no. Para criticar a alguien cheken primero como es su mundo y despues critiquen a los de demas.

    Yo soy triqui pero la edad para casarse es a los 15 pa ra riba y los padres primero se conocen y se pregunta a la muchacha o al muchacho si estan de acuerdo ono y si estan los padres hacen un juramemto en donde muchas veces los k se casan se kedan para toda la vida. La layEs d los triquis es k una muchacha se tiene respetar para k la respeten todos sus hermanos triquis. Hermoso continente verda?

  3. Pingback: Autonomía y Mercado Laboral - Centro de Formación Oaxaca Activa A.C.

  4. Rafael Landeros

    Buen día:

    antes que nada deseo felicitarte por lo bien estructurado que esta este estudio.

    Soy estudiante de la carrera de derecho en la Unam, y estoy buscando un tema para una presentacion en una simulacion de un proceso contencioso ante la corte interamericana de derechos humanos, y buscando me encontre que este gran tema, y que de ser posible tomarlo para desarrollarlo.

    Sera posible que pudiera tomar parte de esta presentacion para esta simulacion, obviamente me comprometo a citar la fuente.

    ojala me pudieras dar la oportunidad de presentar y darle una mayor difusion para poner un grano de arena mas, buscando que se pueda respetar las garantias individuales que nos otorga nuestra constitucion.

    quedo en espera de tu respuesta.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s